31 ago. 2014

Entrevista a Pilar Lepe

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Estoy de acuerdo en que es poco probable encontrar originalidad si hay tanta gente escribiendo lo mismo, creo que la gracia está en contar una misma historia de un modo diferente, yo al menos uso mucho diálogo para que los personajes cuenten los hechos. En mi cabeza siempre imagino que estoy haciendo una película, será porque amo el cine. También me gusta incorporar eventos dramáticos y/o con mucha acción, pero en realidad no me detengo a pensar en su originalidad, solo escribo.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
Creo que es todo mi culpa. Las mujeres de mis novelas, sin contar La joven del jardín, son mujeres desconfiadas que no creen en la existencia del amor verdadero o en las segundas oportunidades. Les cuesta aceptar que no es malo darse un nuevo chance para ser feliz.

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Tal como decía en la pregunta anterior, creo que hay mucho de mí, y no es a propósito, simplemente mi corazón y cabeza han guiado mi mano; por suerte los he frenado un poco porque pudieron salir historias con más drama aún.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Lo bueno lo represento tal como quisiera que fueran los hombres, y lo malo, solo mirando alrededor. Siempre hay mucho material dando vueltas por allí, es solo cuestión de observar.

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
Pienso que es necesario en mayor o menor medida, todo depende de la historia. Yo uso el erotismo como consecuencia de una relación amorosa, porque la escena lo amerita. Me gusta el erotismo intenso. Una novela romántica sin erotismo no tiene gracia y por eso lo aplico, pero con medida.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
No me avergüenza decir que no quiero estar toda la vida que tenga como escritora, en el anonimato. Me vaticinaron hace tiempo que seré famosa, tal vez no llegue a tanto pero como mínimo me gustaría ser medianamente conocida, por eso escribo con lentitud para intentar hacerlo bien. Mis favoritos son: Gabriel García Márquez, Ken Follet, Noah Gordon, y en romántica a Lisa Kleypas.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das?
Perseverar, perseverar y perseverar, solo así se llega a la meta. Recibí muchas críticas negativas que con otras palabras decían “déjalo, no es lo tuyo”, pero si las historias vienen a mí y las escenas bailan en mi cabeza es imposible hacerlo. Por eso insistí, aun sabiendo que lo que escribo no es del gusto popular. Si quieres escribir, dale duro a la tecla y no dejes nunca de estudiar y perfeccionarte. Pon en práctica todo lo que aprendas y llegarás lejos.

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”

Gracias a ti Bea por crear esta entrevista tan original.

29 ago. 2014

Entrevista a Adelfa Martin

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado... ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Francamente,  concuerdo con el planteamiento. La originalidad si la entendemos como lo jamás contado o dicho, creo que ya no existe. Por mi parte, lo que trato es de escribir las historias tal como las veo desde mi punto de vista; como las siento, o como me gustaría que fueran.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
Quienes conocen mi obra saben que sobre el amor, entendido como tema central, no escribo nunca. Sin embargo, no hay nada salido de mi pluma que no lo incluya, sean novelas, poemas o cuentos. El amor en mi obra es el hilo conductor, la motivación a veces, otras, el complemento. Puede ser amor de pareja, por los semejantes, por los niños, pero siempre está presente.

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Mucho. No únicamente respecto de experiencias personales, pero definitivamente sí en cuanto a lo que haría en ciertas circunstancias o en como me hubiera gustado realizar ciertas cosas. Incluso, a veces me reflejo en una vida que me hubiese gustado vivir. Sobre todo, mis personajes muestran lo que es mi pensamiento e inquietudes, especialmente en temas de índole social.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Yo no creo que sea difícil conocer a  los hombres En eso no concuerdo con Carmen Maura, (en todo caso, las mujeres somos más complejas).  Los diseño seguramente como los he conocido, que he tenido la suerte de que en mi entorno siempre hayan sido buenas personas, pero también soy capaz de describirlos malos, egoístas, viciosos, delincuentes. Los ejemplos están en mis libros. No todo es cuestión de experiencias personales, también lo es de percepción,  e incluso, de información.

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
Perfectamente natural, como puedo verlo en el cine, o incluso, experimentarlo. Lo que me desagrada de la última literatura respecto a este tema, es la tendencia generalizada que hay en colocar a la mujer en situación de minusvalía y sometimiento frente al hombre duro y  a veces violento, haciéndola incluso enamorarse de quien la raptó o la violó; en muchos casos, aún siendo menor de edad,  máxime,  en una época en que tanto se lucha contra la violencia de género, y cuando muchos hemos abanderado, aunque sea dese la humilde frontera de una página de Internet, una batalla frontal contra el machismo exacerbado, y por abrirle los ojos a tantas mujeres que ni siquiera saben que tiene derechos, o que son incapaces de hacerlos valer.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿Qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
Señalar a quien admiró como escritor-a,  sería cuento de nunca acabar. Son muchos autores y variados estilos, aunque los temas históricos, políticos, religiosos, me fascinan. En lo personal, imagino que como cualquiera, que mis libros se lean. Sin embargo, me falta por escribir “el libro”, el que en mis sueños creo que merezco escribir. Es más, aún  no he puesto el dedo en el renglón sobre el tema.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das?
Yo  misma me considero una escritora novata. Pero puesta a aconsejar, le diría que escriba lo que le sale del alma; muy especialmente, que no imite a nadie, ni siga modas o tendencias. Eso es lo peor que puede hacer un escritor, y que si por razones económicas se ve forzada a hacerlo, lo cual es muy válido y respetable,  que escriba con seudónimo, reservando su nombre para lo que su corazón e instintos tengan planeado hacer, aunque tarde mucho en lograrlo.

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”



Entrevista a Neliel Cross

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Es una buena pregunta, no sé si todas las historias se han contado, creo que mientras haya imaginación siempre quedaran historias nuevas. En una de las paredes del lugar donde escribo tengo un afiche con la frase de Albert Einstein que dice algo que para mí es un mantra: “La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación rodea al mundo.” Y creo que eso es cierto, soy fanática de las sagas paranormales y aún así hay muchas historias que me sorprenden, y en mis novelas busco eso, sorprender con pequeñas cosas. Te doy un ejemplo, mi primera novela publicada narra sobre vampiros, hombres lobos, y cambiantes, leí mucho sobre este tipo de personajes así, pero por ejemplo las mías comparten una unión, son un grupo que comparte un lazo que las une sacando lo mejor de las tres razas, y hasta el momento (y voy a hacer esa salvedad ya que no he leído todos los libros del mundo) no había leído algo así, así que diré que si, puede que todas las historias hayan sido contadas pero mientras la imaginación siga siendo ilimitada siempre habrá mil modos de contarlas. 

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
No me considero una mujer romántica, debo admitirlo, no leo casi ninguna novela que sea absolutamente romántica, por eso cuando escribí Ema, una novela de romance contemporáneo, me llamó tanto la atención que tan profundo había calado entre algunos lectores ya que no soy la típica muchacha que sueña con su vestido de bodas, la fiesta de su vida y mucho menos en un príncipe azul que venga a socorrerla, bueno, Ema tampoco es de ese modo. La mayoría de mis novelas hablan de historias de amor en medio de la tormenta, unas que se van tejiendo con la confianza, con los capítulos, y no solo en conocer a un hombre ó una mujer, darse un revolcón y declararse el amor para toda la vida, porque yo no creo en eso, entonces me es muy difícil plasmar algo que no pienso. Me gusta crear mujeres fuertes, poderosas que terminan enamorándose de un hombre que logra ser su otra mitad sin opacarlas, sobre hombres que terminan encontrando que a veces el amor se encuentra en la persona que menos esperaban, ésa que los abraza cuando más lo necesitaban.
Como dije, nunca he sido de las chicas que leen novelas románticas, me gustan las historias de amor con un poco de acción, y no solo bajo las sabanas, si no acción, algo que te haga desear volver a verlos juntos, las historias de amores trágicos como dice Ismael Serrano en una de sus presentaciones cuando narra el “cuento de la dulce Carola”: "Los amores cobardes, no llegan ni amores, ni a historias... se quedan ahí, ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar". Creo en esas historias que te dejan pensando, qué hubiera pasado si ella se hubiera salvado, si el acaso le hubiera dicho que no podría dar un paso más sin que ella le tomara la mano, si ella hubiera mirado atrás, tal vez hubiera visto que él lloraba, esas son las historias que me resuenan que me hacen soñar con que algún día alguien volverá a hacerme soñar con mil finales nuevos, algún alma que vuelva a reunirlos. 

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Mucho, hay muchísimo de mí en cada uno de los personajes, una ex correctora que tenía hace unos años me dijo alguna vez que los tres personajes principales de mi primera novela, eran mis estados de animo frente a las diferentes situaciones de la vida, aunque ella creía que yo era como Salomé, y creo que es cierto. 

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Sabes, debo confesar algo, me es mucho más difícil diseñar los personajes femeninos que los masculinos. En mi vida siempre he tenido muchos amigos varones que mujeres, por lo que me es mas fácil diseñar como piensan, que hacen, qué les gusta que los femeninos. Para dar un ejemplo, si tengo que escribir sobre algún personaje femenino que ama las marcas de zapatos y ropa debo ponerme a investigar dado que soy de las que aún no entienden la diferencia entre una “calza” y un “leggins” no lo entiendo, en cambio puedo decirte Márquez esta rompiendo todos los record en el Moto GP. Para mí los personajes masculinos son más fáciles de describir, si logro “escuchar su voz” puedo describirlos, y entender sus personalidades, las cuales para mí son menos complejas. En cambio, las mujeres son mas complicadas en cuanto a los sentimientos, a los pensamientos, mis personajes masculinos dicen lo que piensan, si les gusta un trasero lo dirá, sin importarle quien lo escuche, creo que mi único desafío con uno de ellos fue con Nicolás, y solo porque su personaje debía mantener una imagen y guardar un secreto por los demás es mas fácil saber que piensa Hero o Cristian que Ema o Eva. Las chicas son las complicadas ¡ja ja! 

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
¡Ufff! Aquí es cuando abro la boca y después me caen las críticas. Bueno diré que tengo mis reservas sobre este tema, sobre lo que leo y sobre que autores/as compro. Diré que me gusta el erotismo bien escrito, las escenas con una trama y un contexto, no solo echarse un polvo porque si con el primero que se le pase por enfrente, esas novelas en el que la mayor parte son escenas de sexo no son lo mió y mucho menos algunas que he leído las primeras paginas en el cual, los personajes femeninos casi (casi por ser sutil) son forzadas y luego se enamoran de su captor, ¿de verdad les gusta eso? 
Creo que las mujeres no somos como algunos autores nos pintan, creo (y esta es mi opinión personal), nos gusta el erotismo sin vulgaridad, en la sensualidad, en las caricias el juego previo, al menos a mí me gusta eso, y últimamente pasamos del erotismo al relato detallado con pelos y señales de cada movimiento, en cada mete-saca, y eso para míes vulgar. 
Un día alguien me dijo, que el erotismo en la novela romántica había pasado a ser pornografía escrita para señoras pudorosas que no se atrevían a comprar revistas. Yo no se si es así, o no, lo único que puedo decir de este tema es que prefiero las cosas descriptas y libradas a la imaginación, sin caer en lo vulgar y chabacano. Creo que los escritores deben volver a la fuente, sé que ahora lo que más se vende es la novela erótica “fuerte”, pero la verdad prefiero seguir escribiendo como lo que me gustaría leer. 

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
Mmmmm… ¿Codiciar? Es un término muy fuerte para mí, prefiero que digamos que anhelo o deseo. Yo deseo seguir soñando despierta y escribir lo que me gusta, hubo un tiempo en que pensaba meterme a un par de concursos pero la verdad nunca fui buena para escribir policial por ejemplo, no tengo el léxico ni la capacidad para hacerlo, y por más que lo intenté, no lo logre, eran 300 páginas sin una emoción, nada, y por esas cosas mágicas de la vida había empezado a leer el libro dos de la saga “La liga” de Sherrilyn Kenyon y allí estaba en las palabras de la autora lo mismo que yo pensaba, ella decía en una nota en la primeras páginas: “Si voy a fallar, entonces será con mis términos, mientras escribo los libros que quiero escribir y no serán escuchados por nadie excepto por mis personajes”. Cuando lo leí supe que eso haría y comencé a publicar en foros, en la zona de los fansfic, allí Hero, Sal, Malena, Lupo encontraban su espacio para corretear por la imaginación de otros lectores. Y después de muchos años y más de quince novelas terminadas, me atreví a publicarlas, y gran parte de eso es por esas mismas lectoras que insistían que el nombre fansfic no era para mis novelas, que poco tenían que ver con otras ya escritas. 
Por eso, si me preguntabas lo mismo un año atrás te diría que era feliz con sólo verla publicada, después de unos meses cuando vi mi libro en mano de personas que no conocía en un país lejano al mió deseaba saber que opinaban… hoy anhelo seguir enganchándolas con cada libro, que sigan escribiéndome enojadas o eufóricas diciendo “¡No puedo creer que le hayas hecho eso a él!, ¡Ella se merecía morir que bueno que la mataste! ¿Cuándo piensas sacar el próximo libro? ¿Vas a escribir sobre ella cierto? y cosas por el estilo, porque eso significa que lo he logrado. Mi anhelo es ese, llegar a las personas, a los lectores y seguir escribiendo historias que me atrapen, amo escribir y espero seguir haciéndolo por mucho tiempo más, sin depender si vende o no, deseo siempre pensar de ese modo. ¡Ah! Y no menos importante, me encantaría algún día poder escribir sin volver loca a mis correctoras, pero eso ya seria pedir mucho.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Escribe lo que te haga feliz, nunca escribas algo que no te conmueve, algo que no te hace reír, porque el primer lector de un libro eres tu, si no logra llegarte al corazón no importa cuanto tiempo inviertas en el será un texto “vendible” tal vez, pero sin alma. Cuando alguien escribe algo con amor, cuando un escritor se divierte con sus personajes es cuando puedes escucharlos susurrándote al oído, cuando los escuchas enojarse porque has hecho algo que no harían jamás, permítete soñar y contagiar esos sueños y nunca, pero nunca escribas algo solo por seguir la onda, escribe aquello que sientes, lo demás son solo palabras en un papel, “Si voy a fallar, entonces será con mis términos, mientras escribo los libros que quiero escribir…”

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”

Entrevista a Mariela Villegas R.

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos? Los comprendo tal y como versa el dicho: "Cada cabeza es un mundo". 
Mis universos literarios no pueden ser iguales a los de ningún otro autor porque todos somos distintos, tememos diferentes visiones y ponemos el corazón en lo que hacemos. Por tanto, creo que existen historias parecidas, pero nunca iguales, a menos que hablemos de plagios. Yo aporto a mis lectores unas piezas de mi alma de acuerdo a mis experiencias, y cada autor hace lo mismo. Con humildad, es mi parecer.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas? Mi concepto de amor sería: "No hay poder que sane más que el amor en todas sus facetas". 
Creo en la inmortalidad del alma por medio de la trascendencia de las ideas y no hay una idea o noción más fuerte que el amor, ya sea en historias de romance erótico, paranormal, contemporáneo o del subgénero que más nos guste.

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas? 
Podría decir que gran parte de mí. Siempre plasmo mis ideas, mis emociones y creencias en mis libros, lo que hace cada una de mis historias únicas e irrepetibles, porque existe más de una persona tras mi máscara.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas? 
De acuerdo al conocimiento general que poseo de ellos, tomando como modelo a todos y cada uno de los hombres que se topan en mi camino. Hasta ahora, gracias a Dios, no me ha ido tan mal. Sin embargo, me falta mucho por conocer y tengo el corazón receptivo para eso. 

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas? 
Hay una frágil línea entre el erotismo y la pornografía. Como autoras debemos tener mucho cuidado para plasmar un afecto carnal en palabras sin caer en lo grotesco. Debe ser algo atractivo, la unión de cuerpos y almas, el amor encarnizado... Y nunca dudo en usarlo como una genial herramienta en mis historias (en todas y cada una de ellas de distintas maneras).

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora? 
Yo quiero ser lo mejor que pueda ser. No me propongo fijarme metas inalcanzables. Pero si puedo llegar a estar en la posición de Anne Rice (como autora paranormal), Sylvain Reynard (como autor de erótica y romance) o Xavier Velasco (como autor de ficción contemporánea), hacia ahí me dirigiré, porque todos somos capaces de lograr nuestros sueños si luchamos arduamente por ellos. Además, cultivar una excelente relación con los lectores es indispensable, porque sin ellos no existimos.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Lucha. Lucha siempre por lo que amas. Hay muchos baches en el camino. Hay desalientos, hay dolor. No obstante, toda lucha honesta, amorosa y real se ve recompensada por el universo. Recordemos: Cuando más oscura está la noche es cuando va a amanecer. Lo importante es mantenerse en el camino, mirando hacia adelante y aprendiendo de toda experiencia. La paciencia es fundamental. Emily Brontë no se convirtió en leyenda en un día. A perseverar con amor y ayudar a otros cada que se pueda. En mis palabras: "No hay magia fuera del todo ni acto que no influya en él". Gracias por esta maravillosa entrevista.


Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”









27 ago. 2014

Entrevista a Grace Lloper

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Como dijo Carl Gustav Jung (psicólogo y psiquiatra suizo), “Todos nacemos originales y morimos copias”. La originalidad a mi criterio se traduce en no dejarse llevar por las influencias del entorno. Si quieres evitar la mediocridad de lo existente, toma otros caminos porque los que conoces te llevarán al mismo lugar que a los demás.
Originalidad en este caso es esta entrevista… ¿cómo evitar el sentimiento de que lo que tienes que responder no podrá superar a la genialidad de las preguntas? (risas)

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
Si Shakespeare hubiera vivido en nuestra época la frase sería “No sé si mi teclado podrá expresar lo que mi corazón siente”. En cierta medida mi teclado es muy mentiroso, o quizás… demasiado sincero. Mentiroso porque el concepto de amor reflejado en mis novelas no existe y sincero porque eso es lo que me gustaría que existiera si no considerara al amor una utopía. Desde que nacemos nos dicen que el amor mueve montañas, y al crecer la mayoría nos damos cuenta de lo poco realista que resulta esta afirmación, a pesar de que en algún momento lo experimentamos y creemos que será eterno. Pero seguimos insistiendo y al final, casi todos buscamos lo mismo: un poco de romance, aunque sea instantáneo. Eso es exactamente lo que reflejan mis novelas, lo que yo quiero trasmitir. Solo momentos: de felicidad, de pasión, de entrega, de alegría, de compromiso. Siempre, por supuesto… con un final feliz, como debe ser.

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Ilusiones ostensibles: ¿Somos lo que mostramos? ¿Mostramos lo que somos? En mi caso varía. La respuesta sería “sí y no”. Mis personajes son ficticios, no son novelas autobiográficas, por lo tanto lo que les ocurre a los personajes no siempre me ha ocurrido a mí, pero en esencia creo que las reacciones de mis personajes femeninos tienen mucho de mi persona. No puedo “crear” una heroína tonta y sumisa, antes de empezar el libro ya le hago una lobotomía Y en cuanto a los personajes masculinos los creo como a mí me gustaría que fueran los hombres. Entonces… ¿cuánto de mí hay en mis escritos? Todo… y nada.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Sinceramente no estoy de acuerdo con Carmen Maura, creo que los hombres son muy simples y sencillos de entender. Son lineales, no tienen muchas vueltas, ni siquiera a la hora de hacernos sufrir. Las mujeres somos mucho más complejas sin duda alguna (pobre de ellos). Y sobre la pregunta, creo que ya la contesté en la respuesta anterior: los hago como a mí me gustaría que fueran, o sea… no existen ni existirán. En este momento justamente me encuentro en una encrucijada, tengo una nueva serie llamada “Santuario de Colores”, el primer libro “Dibújame” lo escribí en primera persona bajo el punto de vista de la protagonista femenina (compleja, cambiante, caprichosa). La segunda parte “Píntame” es bajo la visión del personaje masculino, y la verdad me está sacando canas verdes, porque si lo hago tan sicológicamente complejo como yo quisiera… Phil sería definitivamente GAY.

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
¿Leíste algún libro mío? (me muero de risa) Todos son eróticos, ya sean históricos, contemporáneos, entre parejas heterosexuales, entre hombres o entre mujeres… siempre, siempre hay erotismo. Ya incursioné en todos los sub-géneros de la novela erótica. Como dicen por ahí “amor sin beso es como comer un tallarín sin queso”, yo cambio “beso” por “sexo”, no concibo una novela romántica sin erotismo, me aburre. En ese caso prefiero ver películas antes que leer.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
No “codicio”, busco. Y no admiro a nadie en particular, no tengo ídolos, pero si respeto a muchas personas, no soy de adorar a nadie a menos que sean hombres famosos, solo para mirarlos y deleitarme. Sobre mis metas, lo que he conseguido es mucho, muchísimo más de lo que alguna vez aspiré. Lo mío es un juego, un hobby divertido. Grace es tan volátil que no hace muchos planes para el futuro. Grace vive el momento, el día a día. Llevo cuatro años en esto: doce libros y cuatro antologías, pienso que en unos años duplicaré ese número, eso espero porque las historias siguen bullendo en mi cabeza. Pero me conozco, y sé que el día que este mundo de la literatura ya no me divierta, doy vuelta la página y a otra cosa, mariposa. Eso no me hace inconstante, sino simplemente enamoradiza. No me gustan los compromisos a largo plazo, por eso soy soltera… por vocación y convicción, aunque tengo un hijo a quien adoro, él es mi único compromiso.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Me encanta ayudar a quienes empiezan, y soy firme creyente de la frase de Michael P. Watson: "Strong people don't put others down, they lift them up" (Las personas fuertes no intimidan a otros, las elevan). ¿Qué consejo puedo darles? Que perseveren, nada se consigue de la noche a la mañana. Dedicación y amor a lo que haces es la clave para todo. Y si llegan arriba, nunca se olviden cómo empezaron y quiénes los ayudaron a escalar. La cooperación es un arma importante, olvídense de los celos, ayuden a otros y serán recompensados.

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”
Gracias a ti por las preguntas, muy interesante entrevista. Y hermosa conclusión, aunque yo agregaría: “Yo te enseñe a besar: los besos fríos | son de impasible corazón de roca, | yo te enseñé a besar con besos míos | inventados por mí, para tu boca.” (La Rosa Púrpura; Gabriela Mistral)
Besos cálidos para todos…

Entrevista a Camila Winter

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
La manera de escribir, de relatar siempre es lo más original, una misma historia contada por diferentes plumas hace la diferencia. En mi caso trato de no abrumar con muchas páginas de relleno y escribir solo lo necesario.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
Mis historias intentar reflejar un amor más real, no tan idealizado, ni tampoco estereotipado. Por supuesto mis historias tienen final feliz, pero intento que sean historias reales, creíbles.

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Hay mucho de mí en mis novelas, hay y no hay, es imposible que sea de otra forma. Escribimos lo que vivimos, sentimos, lo que somos en definitiva…

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas? 
Los hombres como los conozco y percibo yo misma, ni más ni menos. Hay una psicología masculina, a veces son estereotipos pero los estereotipos siempre ayudan a construir un personaje y hacerlo real. Escribo sobre lo que sé, y sobre lo que conozco, el hombre no tiene tanto misterio, la mujer es mucho más compleja para mí.

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas? 
El erotismo es un ingrediente más, los lectores quieren saber más pero hoy día piden también una buena historia, coherente, porque el erotismo es un ingrediente, no es todo para mí.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora? 
Que mis novelas gusten, permanecer en este medio y lograr con el tiempo un lugar, que es lo más difícil. 

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Bueno, escribir es un camino arduo, si te gusta escribir nada te detendrá, no importa los obstáculos porque antes que nada es un hobby y para un escritor tan necesario como respirar…

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.” 





Gracias a ustedes por esta interesante entrevista!!

11 ago. 2014

Entrevista a Itxa Bustillo

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Con el hecho de que no se parece a nada de lo que se haya leído anteriormente y es algo que me impuse desde que comencé a escribir además de que ya me lo han dicho, es una meta y creo que también un logro, hasta el momento nadie ha dicho: “Es una copia de…” o “Se parece mucho a…” y eso me halaga, me gusta informarme, prepararme y estudiar los escenarios y las situaciones que quiero para mis historias, me gusta retar al lector a que encuentre similitudes en mis letras, sé que difícilmente lo van a encontrar.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
No me considero romántica y el escribir romance es un poco difícil para mí pero cuando lo hago creo que está muy claro, me gustan las cosas de a poco, sutilmente, el romance debe nacer y cultivarse, puede ser el “amor a primera vista” pero no “al primer sexo” como muchas novelas lo reflejan, el romance debe de ser algo creíble, una atracción, una relación que debe crecer, en mi caso eso es lo que me gusta, porque a medida que escribo y llevo el asunto de a poco yo misma comienzo a enamorarme, es entonces donde siento que puede ser creíble, me gusta tejer situaciones que los envuelvan a ambos y paulatinamente los vaya uniendo, para mí el amor no es que “hoy te conocí y en la noche te pruebo” creo que el amor y la calentura por lo sexual se ha malinterpretado, en la vida real el amor no surge de una noche loca de sexo, es por eso que yo prefiero hacerlo más creíble, el amor en mis novelas es sutil pero apasionado cuando llega el momento, se refleja y la fuerza de ese sentimiento se logra transmitir a las que se consideran románticas, yo prefiero transmitir más romance que erotismo.

Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Es difícil decirlo, no sabría decir si mucho o poco, pero de que hay una personalidad no hay duda, en mi caso seguramente sería el sentimiento, las autoras dejamos parte de nuestra esencia en nuestros escritos, incluso muchos dicen que los escritos reflejan mucho de su autora, de sus deseos y fantasías y tantas otras cosas, en mi caso yo escribo porque me encanta hacerlo, pero creo que tendría que medir en una balanza que tanto hay de mí en mis obras, algo que si puedo decir es con respecto a la música que comparto, hay mucho de mí.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
No es sencillo, creo que los hombres de los libros son un reflejo de los que se gustaría conocer, hay un típico modelo del hombre perfecto, de ese que se tiene en la cabeza pero que no existe en la vida real, entonces se crea en las letras y a medida que se va desarrollando va adquiriendo una personalidad (dependiendo de la trama de la novela y como la misma autora lo quiera) yo tengo muchos en mis obras, todos muy diferentes, siempre hay uno que se quiere más que a otro pero no dejan de ser especiales a su modo, en lo personal no es fácil para mí crear un personaje masculino y más aún que sea capaz de enamorar a la lectora (una cosa es que me guste a mí) pero no sé si le va a gustar a las demás, total a quien le tiene que gustar es la protagonista del libro (risas).

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
Como decía anteriormente creo que algunas cosas se han malinterpretado, el erotismo en la novela romántica no me parece mal siempre y cuando no rebase los límites y es lo que pasa. Yo he dado mi opinión muchas veces en cuanto a esto, pero creo que cuando las escenas eróticas van mucho más allá, cuando resulta ser tan vulgar y chocante al grado de producir asco creo que debería surgir la pregunta. ¿Es esto romántico? Obvio en el sexo todo se vale pero al llevarlo a las letras debería de haber más cuidado, yo siempre he dicho que si hay más romance que sexo entonces es una novela romántica pero si hay más sexo página, tras página y todo el libro se la lleva dando vueltas en eso y a duras penas y muestra cómo son los personajes y su entorno creo que ya debería de estar catalogada de otra manera, un escrito bien equilibrado entre romance y erotismo puede llegar a ser una lectura grata siempre y cuando lo segundo no llegue a lo porno.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
Mi meta es ser leída, no sería escritora de no tener lectoras, cualquiera puede leer un libro y dar su opinión, pero que de repente te digan que tu historia es hermosa, que se queda en el corazón, que tiene personajes que enamoran y que merece leerse y re-leerse eso me llena de satisfacción, no tengo un modelo de persona a quien admirar en el mundo de las letras, lo único que quiero es ser leída, que mis historias se conozcan y que la disfruten tanto como yo lo hice al escribir.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Cuando alguien me pide mi opinión o consejo sobre algo yo soy muy franca si sé de lo que hablo, no se trata de ser pesimista pero es mejor hacer ver la realidad de las cosas y no engañar a las personas, a una autora novel hay que hablarle con la verdad para que sepa qué terreno pisa, yo hubiera querido que alguien me hubiera dicho desde el principio muchas cosas para ahorrármelas pero de todo se aprende y ayuda a crecer, la autora novel debe de vestirse de tenacidad para continuar y para enfrentarse a tantas cosas, debe de ser valiente y humilde para aceptar críticas y opiniones, sacar lo mejor, lo que pueda aprender y crecer, hacer oídos sordos a lo malo y creer en ella misma, en sus sueños y en su capacidad de dar lo mejor de ella en sus historias, seguir adelante por una meta establecida no para complacer a todo el mundo.

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”

Entrevista a Lynn S.

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
También existe el dicho cada persona es un mundo. Entiendo que al sentarnos frente al teclado lo que nos mueve es contribuir al género con visión propia. Todo escritor comienza con ser fanático. Todas esas historias que ya se han contado son mi punto de partida. Me atrevo a decir que escritor que no cita influencias simplemente miente. Ahora, lo que me hace levantarme en mis buenos días y acomodarme frente al teclado es la idea de que como otros antes que yo, puedo colaborar con un bloque en la en la constante obra en construcción que es este género.
Lo que puedo considerar original en mis escritos es la infusión de experiencias personales. En la fantasía eso se logra anclando los personajes dentro de lo que el género permite, a experiencias y procederes que son profundamente humanos. Algunos de mis personajes son de extracción latina, otros se mueven en lugares que he visitado o viven en épocas que me apasionan. Soy también muy estudiosa de las bases mitológicas universales, me gusta encontrar puntos en común y traerlos a la luz. Mi sello particular es una mezcla de estudio detallado y asuntos cotidianos.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
Depende. Hay diferentes tipos de amor y diferentes tipos de “ilusiones” de lo que el amor comprende.
En Sombra Roja, por ejemplo, el lector puede encontrar chocante de idea que desde el primer capítulo Eric Pérez y esta servidora decidimos destruir la idea del amor, de las conexiones familiares e incluso de la simple atracción, la cual reducimos a una transacción monetaria. Sin embargo en el camino, recogemos los pedazos y construimos otro tipo de relaciones afectivas. Donde falla el romance y donde la familia no alcanza, serán los amigos, las personas que te regala la vida, las que han de rescatarte y mantenerte en pie. 
En El Círculo de las Hadas las relaciones afectivas son diferentes. Hay parejas que logran conectar no solamente a un nivel físico, si no también espiritual, encontrando un balance y complemento perfecto. Mientras que otras, no son tan afortunadas. Soy muy práctica con los sentimientos. Constantes finales felices no le hacen justicia a las realidades de la vida. Así que diré que me siento muy cómoda escribiendo situaciones donde existe solo un cincuenta por ciento de probabilidad de que el amor triunfe. Eso valida más ese momento cuando se crea una situación de “y vivieron felices para siempre.” En mis novelas se lo tienen que ganar. 

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Me fascina el cine. Pero voy a la pregunta… todos dejamos algo nuestro en lo que escribimos. Como dije, soy curiosa, práctica para uno que otro asunto donde se exige que la cabeza actué junto con el corazón y muy fiel con quienes amo, sea amigos o familia. Creo también en la oportunidad de redención.
Las constantes en mis novelas van a regalar un vistazo a mi filosofía personal. Por eso en su en su mayoría mis mujeres son fuertes de carácter, decididas, muy de base matriarcal. Nunca faltará un personaje cuya lealtad sea probada y salga triunfante. Siempre también habrá alguien de carácter gris, caminando esa fina línea entre el bien y el mal, a quien se le presente una oportunidad de escoger. 

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Tengo la buena o mala suerte de ser “una más de los chicos.” Por años tuve más amistades varones que las que tuve mujeres. Eso me llevó a entender la mecánica de los hombres desde el otro lado de la cortina. 
Sin dejar de ser feminista hay que entender que los hombres, para bien o mal hacen sus conexiones basándose en lo visual y sus comunicaciones de forma directa. Las mujeres somos un poco más dadas a hacer conexiones emocionales y a comunicar a varios niveles. Una vez se entiende esto, el misterio de los hombres queda resuelto, tanto en la página como en la vida real.
Por supuesto también existen los “inspirados en”… ¿Quién no ha cedido ante la tentación de pintar en la página a ese hombre conocido que nos dejó ya fueran gratos o amargos recuerdos?

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
Depende de lo que requiera la trama. Temas adultos implican que en algún momento surgirá la necesidad de ilustrar de alguna manera explícita la conexión física. Quien ha leído Sombra Roja sabe que el erotismo no me asusta. Se explora en todos sus aspectos, desde los más decadentes, a los que reflejan el complemento de la conexión emocional hasta el erotismo que toca a la puerta del ritual, característica de muchas de las religiones paganas. 
Lo que no me agrada es el erotismo gratuito, el que se percibe como un relleno o como el enganche para una historia carente de trama. Si se presenta de esa manera lo encuentro terriblemente aburrido. Una buena escena erótica no es solamente el describir piel con piel, debe dar a conocer aspectos del personaje, facetas que de otra manera no quedarían expuestas. 

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
Escribo porque me apasiona y para la pasión, el aliciente económico o la fama quedan en segundo puesto. Soy feliz con las reacciones de mis lectores. Como escribo a mi gusto, encontrar personas afines con mis locuras se me hace placentero y ante todo sorprendente. Claro, si mañana apareciera una clase especial de loquito que quisiera ofrecerme un contrato millonario… ¡Claro que me lanzo al asunto! Pero mientras tanto, escribir por placer es liberación y terapia. El día que deje de ser divertido, me alejo del teclado por siempre.
¿A quien admiro? Tengo toda una colección de poetas muertos a quien encomiendo mis letras. Pero entre los vivos, Neil Gaiman es el maestro. Me he perdido en sus mundos tantas veces y me ha hecho llorar lo incontable por seres imaginarios. Si algún día mis escritos fueran lo suficiente buenos como para acercarse a su cesto de basura sería feliz, feliz, feliz.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
La escritura es disciplina, es un balance perfecto entre tiempo y corazón. Debes escribir a diario y el día que estés “bloqueada” entonces garabatea esas frustraciones en un papel, pero no dejes de darle tiempo al teclado.
Lee. No se produce sin bases. Una vez adquieras el conocimiento, aprende a reconocer y a agradecer las influencias.
Acércate a otros que comparten tu pasión y agradece a aquellos que te siguen. Sin ellos, tus palabras se las lleva el viento. 
Acepta la crítica, siempre y cuando venga acompañada con un consejo que brinde una oportunidad de mejoría; lo demás debe ir directo al cesto de la basura porque solo va a crear frustraciones.
Nunca, nunca, te des por vencida. Escribe lo que sientes escribir, que esa estampa genuina que pones en tus letras encontrará en tiempo su audiencia.
Un abrazo. 

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”

Entrevista a J.P. Alexander

 Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Considero que dentro de cada persona hay un sinfín de historias. Y lo que te hace ser original como persona, es lo influye cuando relatas algo. Tú corazón, tu experiencia y sobre todo lo que deseas contar. 

 No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
Adoro las historias de amor. Cuando, pienso en una historia me concentro en sus personajes en lo que son y cómo el amor los transforma y los hace madurar .

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Mis personajes son humanos, con defectos y valores. No busco, un protagonista totalmente bueno, ni un villano totalmente malo. Trato que se comporten de acuerdo a las circunstancias.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Mis personajes surgen a medida, que la historia va creciendo y cambian con el transcurso de la misma. Lo que si busco, es que me atraiga como personaje y que con él pueda expresar lo que deseo en la historia. 

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
El deseo y el sexo son algo natural. Si haces una historia de amor está sobre entendido que debe haber ese elemento. Pero, depende de la historia, que estoy contando y lo que deseo expresar.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
Mi meta, como escritora es vivir de mi trabajo y que mis obras signifiquen algo para la persona que las lea. Admiro a varios autores des Jean Austen, Ernesto Sábato, José Luis Borges entre tantos. Deseo llegar a conmover a mis lectores. 

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Lo primero, que no se dé por vencida. Que lea y escriba siempre y sobre todo que oiga a su corazón. La primera persona que debe impresionar contando una historia es a ella misma. 


Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”

5 ago. 2014

Entrevista a Mariela Saravia

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Creo que la originalidad empieza desde que se despierta ese deseo por crear una nueva historia; ¿Qué importa si el argumento es similar a otros ya existentes? Nadie va a descubrir el agua tibia, pero siempre hay algo o más cosas que le dan ese toque especial a tu historia. Las características de los personajes, las situaciones, la época en la que desarrolles tu novela. En mi caso, siempre trato de escribir eso que deseo contar sin tapujos y sin miedo a darle bola a esa voz “¿funcionará o no funcionará?” aunque claro, en muchos casos es inevitable silenciar esa intermitente inseguridad que nos aflora antes, durante o después de terminar nuestro libro. Pero debemos recordar que escribir un libro, es un experimento, además de un reto que te propones cumplir. 

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
No puedo considerarme una chica rosa, a pesar de que me encanta el romance y las fantasías de amor. Soy más de escribir drama romántico o thrillers de romance. Mis novelas románticas reflejan ese amor maduro, ese derecho que todos tenemos de volver a amar, sin importar la edad o la situación vivida. Trato de no enfocarme en estereotipos románticos, sino de ser lo más libre y natural posible. Me gusta que el lector se empatice con los personajes, que sienta sus vidas, ambientes y situaciones. En fin, trato de reflejar el amor de forma más realista, un poco dramático, pero siempre poniendo esa magia romántica, que a todos nos gusta y calienta el alma. 

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Creo que muchas de mis novelas además de ser invención propia, respecto a una idea que se me ocurre, también en ellas va mucho de mí. Unas reflejan mis temores pasados, presentes y futuros. Otras mis sueños sin cumplir o mis fantasías inciertas. Otras tantas, son un camino para cerrar un círculo inconcluso. Trato de echar mano de todo lo que esté a mi disposición y sobretodo, trato de enfocarme bastante en los sentimientos de los personajes, pues para mí las emociones de ellos, serán las reacciones del lector. 

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Me encanta esta pregunta, porque siempre he querido hacer de protagonista masculino en mis novelas y no lo logro. Pero mis personajes masculinos en las novelas, siempre son personajes secundarios lo cual no significa, menos importantes. Unos son caballerosos, sensuales, detallistas y claro, muy atractivos. Otros son un tanto especiales (violentos, mujeriegos, etc). Me gusta experimentar, no quedarme siempre en perjuicios y estereotipos sociales. 

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?

Para mí el erotismo es la base de la pareja en una novela romántica. No puedo contemplar la consumación del amor y el enamoramiento, de dos personas cuyas vidas pasaron por situaciones muy variopintas y que no haya entre ellos uno o más encuentros pasionales. Claro que el erotismo va muy ligado al romance y a la pasión, y es cada autor el que lo plasma como mejor le parezca. Unos lo pondrán más explícito que otros, despertando en el lector rubores y sensaciones, otros lo expondrán de forma más poética y sublime. En todo caso, el erotismo siempre debe ser parte entrañable de la pareja y más si escribimos romance.

6. “Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
Tengo varias metas como autora, la primera de ellas era escribir varios subgéneros del romance y lo he logrado. La segunda meta es que varios lectores, se interesen en mis libros y les den la importancia que yo les he dado cuando los escribí; y como última meta diría que en un futuro, me gustaría ser una escritora reconocida. No hablo de recibir galardones y fama, sino que mis libros sean indispensables en las bibliotecas de los lectores. Quiero que mis libros sean reconocidos, sobretodo verdaderamente disfrutados. 

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Me gusta ayudar, soy una mujer bastante colaboradora y más si se trata de tender la mano a colegas de mi campo. Le diría que escriba por placer y deleite, que no se afane por lograr el éxito de la noche a la mañana, de lo contrario perderá el interés y ese amor por escribir. Segundo le diría que antes de publicar su libro, averigüe muy bien sobre la mejor forma de publicación, la que mejor le convenga y finalmente, que siempre mantenga su humildad como persona y artista, pues ser humildes abre más puertas que la arrogancia. 

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”