29 ago. 2014

Entrevista a Adelfa Martin

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado... ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos?
Francamente,  concuerdo con el planteamiento. La originalidad si la entendemos como lo jamás contado o dicho, creo que ya no existe. Por mi parte, lo que trato es de escribir las historias tal como las veo desde mi punto de vista; como las siento, o como me gustaría que fueran.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas?
Quienes conocen mi obra saben que sobre el amor, entendido como tema central, no escribo nunca. Sin embargo, no hay nada salido de mi pluma que no lo incluya, sean novelas, poemas o cuentos. El amor en mi obra es el hilo conductor, la motivación a veces, otras, el complemento. Puede ser amor de pareja, por los semejantes, por los niños, pero siempre está presente.

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas?
Mucho. No únicamente respecto de experiencias personales, pero definitivamente sí en cuanto a lo que haría en ciertas circunstancias o en como me hubiera gustado realizar ciertas cosas. Incluso, a veces me reflejo en una vida que me hubiese gustado vivir. Sobre todo, mis personajes muestran lo que es mi pensamiento e inquietudes, especialmente en temas de índole social.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas?
Yo no creo que sea difícil conocer a  los hombres En eso no concuerdo con Carmen Maura, (en todo caso, las mujeres somos más complejas).  Los diseño seguramente como los he conocido, que he tenido la suerte de que en mi entorno siempre hayan sido buenas personas, pero también soy capaz de describirlos malos, egoístas, viciosos, delincuentes. Los ejemplos están en mis libros. No todo es cuestión de experiencias personales, también lo es de percepción,  e incluso, de información.

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas?
Perfectamente natural, como puedo verlo en el cine, o incluso, experimentarlo. Lo que me desagrada de la última literatura respecto a este tema, es la tendencia generalizada que hay en colocar a la mujer en situación de minusvalía y sometimiento frente al hombre duro y  a veces violento, haciéndola incluso enamorarse de quien la raptó o la violó; en muchos casos, aún siendo menor de edad,  máxime,  en una época en que tanto se lucha contra la violencia de género, y cuando muchos hemos abanderado, aunque sea dese la humilde frontera de una página de Internet, una batalla frontal contra el machismo exacerbado, y por abrirle los ojos a tantas mujeres que ni siquiera saben que tiene derechos, o que son incapaces de hacerlos valer.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿Qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora?
Señalar a quien admiró como escritor-a,  sería cuento de nunca acabar. Son muchos autores y variados estilos, aunque los temas históricos, políticos, religiosos, me fascinan. En lo personal, imagino que como cualquiera, que mis libros se lean. Sin embargo, me falta por escribir “el libro”, el que en mis sueños creo que merezco escribir. Es más, aún  no he puesto el dedo en el renglón sobre el tema.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das?
Yo  misma me considero una escritora novata. Pero puesta a aconsejar, le diría que escriba lo que le sale del alma; muy especialmente, que no imite a nadie, ni siga modas o tendencias. Eso es lo peor que puede hacer un escritor, y que si por razones económicas se ve forzada a hacerlo, lo cual es muy válido y respetable,  que escriba con seudónimo, reservando su nombre para lo que su corazón e instintos tengan planeado hacer, aunque tarde mucho en lograrlo.

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO NOS AYUDA A CRECER