5 ago. 2014

Entrevista a Marisa Citeroni

Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado… ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos? 
No pienso que mis escritos sean originales en cuanto que es una historia de amor como muchas. Si es original desde el desarrollo de mis personajes y de las historias que ellos viven. No siempre vamos a tener el mismo punto de vista una autora de otra. Es decir que lo que yo pienso que debe hacer mi personaje es muy personal, parte de mi esencia de mi forma de ser a la hora de obrar bien. Para mis antagonistas me debo esforzar más porque sé que deben manejarse de una manera muy distinta.

No hay libro más emblemático sobre el amor que Romeo y Julieta, una frase preciosa de Shakespeare dice: “No sé si mi mano podrá expresar lo que mi corazón siente.” ¿Qué concepto del amor reflejan tus novelas? 
Mis novelas reflejan un amor total y absoluto. Un amor que trasciende más allá de fronteras, creencias o religiones. En mis novelas el amor lo es todo, es la fuerza que mueve al mundo.

¿Te gusta el cine? Hay una escena en V de Vendeta donde el personaje principal dice: “Hay una cara bajo esta máscara pero no soy yo. No soy esa cara más de lo que soy los músculos debajo de ella o los huesos de más abajo.” ¿Puedes decirme cuanto de tu persona hay tus novelas? 
Como explicaba en la primera pregunta, hay mucho de mí en todos mis personajes y no hay nada en realidad. Ellos hacen cosas que yo no haría en la realidad, si en mi mente, por esa razón las vuelco al papel. Si me gusta reflejar lo que sería el bien y el mal bajo mi concepto. Y las cosas malas de mis protagonistas yo jamás las haría.

Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas? 
Trato de reflejar lo que a mí me gustaría que ellos fuesen en la realidad. Sé que son hombres imposibles de encontrar y eso es lo lindo de poder inventarlos, no se ganaría nada con tener protagonistas que sean iguales a los reales. ¿Cómo podríamos imaginarlos o tenerlos de ídolos o súper hombres si son comunes y corrientes?

Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas? 
El erotismo en las novelas románticas es el condimento de la vida misma. No podes estar leyendo una terrible historia de amor, con alegrías y sufrimientos y en el momento de expresar esos sentimientos a través de los sentidos dejarlo sin expresar. No me gusta cortar la escena en el momento de la entrega de amor, se puede escribir sin caer en lo soez o burdo y reflejar amor en su mayor expresión.

“Codiciamos lo que vemos cada día.” ¿qué meta te has propuesta como escritora? ¿A quién admiras?, en definitiva: ¿qué codicias cada día como autora? 
Como autora codicio la inspiración, que el hecho de ir evolucionando en mis escritos me permita crear historias que le lleguen a la gente. Pero por sobre todo que colme mi esencia que llene mis espacios y que mis personajes me sigan acompañando y que dé a luz a muchos más durante mi vida.

Cómo autora seguro estás en contacto con nuevas autoras que preguntan y se interesan por tu tarea. “No conseguirás conmover otros corazones si del corazón nada te sale.” Decía el Fausto de Goethe. ¿Qué le dices a una autora novata, qué consejos le das? 
Que se esfuercen y que crean en su trabajo. Lo que se hace con el corazón tarde o temprano da sus frutos.

Gracias por responder y no olvides: “Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca, mi querida lectora.”

Gracias a ti.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO NOS AYUDA A CRECER