23 jun. 2014

Refugio de amor - Mariela Saravia

Refugio de amor (extracto)

Carmen era una mujer mayor que Betsy. Tenía el cuerpo más voluptuoso, el rostro más sensual y la voz más profunda. Era una de esas mujeres profesionales en la danza del teatro de Broadway y tenía mucho más conocimientos de la vida, que la joven Betsy. En fin, era la madurez biológica en la juventud más erótica. 

Carmen podía dar a Duke lo mismo que la camarera le ofrecía, pero ella tenía sus contactos con Al Capone y otros hombres importantes, lo que aumentaría los negocios de Duke casi de la noche a la mañana. Y aunque él lo negara, siempre el dinero estaba de por medio en toda relación de amigos y amantes. El hombre necesitaba sus contactos y técnicas únicas para conservar su posición social. No importaba los desplantes y tenantes que tuviesen que hacer, pero eso era trabajo que incumbía solo a ellos. 

Carmen y Duke estaban hechos a la medida. Eran calculadores, de rostro grotesco y razonamiento rápido. Llevaban una relación como la del lejano oeste, donde el que pestañaba, cargaba con un disparo a cuerpo; cosa que para Duke era altamente entretenido. Jamás había vivido un romance como una bomba de tiempo, donde alguno de los dos se mataría solo por dinero. 

Una noche de copas y sexo, Duke dejó salir información confidencial que involucraba solo a sus amigos. Carmen estaba muy emocionada por el jolgorio, como para demostrarle que había prestado atención total a su declaración clandestina. Duke nunca pensó que confiar en Carmen como lo había hecho por tanto tiempo con Betsy, le traería tan malas consecuencias. Carmen era una mujer con ambiciones igual que él; ella no quería un romance eterno como cualquier jovencita tonta que viviría atada a un hombre solo por lujos y buena vida. No, ella lo que quería era una fortuna como Duke lo deseaba también en su más profundo interior.

Punto de Venta



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO NOS AYUDA A CRECER