23 jun. 2014

Los amores de Lady Paula

Los amores de Lady Paula (extracto)

Era común para ella vagar por las calles, pero no por aquellas que en primicia, había conocido solo de la mano de Rodrigo. El ambiente era muy parecido al de su comuna, pero ahora seguía huyendo no solo de su padre, sino también de un loco suelto. Temía por su vida con más pericia que antes. No solo temía ser atrapada por Chuck o por su hermano, sino también se sumaba su padre y hasta la policía. Ahora era una pobre fugitiva desamparada, sin familia, techo y libertad. 

El frío de la mañana le hizo saber que estaban en invierno, así que rodeo su cuerpo con los brazos para guardar calor, pero aquello fue un intento meramente inútil. 

El aire rebelde se colaba por sus costillas golpeadas y el viento inquieto, soplaba en su mente tentándola con borrar todo de ella como si fueran hojas de un libro, en medio de un huracán. 

Pasó por un carrito de comida callera y el hambre se le disparó al doble, pero tenía más nauseas que hambre, producto del miedo al que había estado sometida. Sintió los ojos de aquel hombre mirarla con tristeza y a la vez con gran placer. El miedo despertó otra vez en ella ¿Qué sucedía que todos la deseaban como si fuera una mujer de la calle? Se preguntó. Bien, en parte eso era. Una mujer de la calle que en sus adentros, seguía esperando por el amor de su vida, pero por fuera su cuerpo había sido trasgredido ya más de una vez sin su consentimiento. ¿Qué sentido tenía haber o no sido violada? El daño estaba hecho y su valía ya no era ni sería la misma. 

El cielo tenía una capa oscura de nubes que abrazaban la ciudad como un manto lúgubre, como si la capa de Drácula se posara sobre los techos de aquel lugar. El frío y el viento volaban todo a su paso, arreciando sin remedio. A lo lejos un colocho de humo le anunciaba la llegada del tren. Corrió hasta la estación confiando que llegaría a tiempo para subir en él. 


Punto de venta 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO NOS AYUDA A CRECER